viernes, 13 de diciembre de 2013

#00

todos estos sueños sobre la libertad, sobre pies en zapatillas que solo valoren la comodidad que permiten bailar hasta altas horas de la noche mientras suena música alegre, que no tonta. música que habla sobre la carretera abierta, sobre chicas para colgar en el bolsillo de atrás y del beat. la muchacha con su camisa blanca de hombre con los puños desabotonados, así la recuerdo, inclinada hacia adelante charlando con alguien después de haberse abierto paso a través de toda la sala de rodillas, a la fuerza de hombros, inclinándose para hablar con una colilla muy corta de cigarrillo en la mano, y recuerdo la exacta sacudida que le daba en ese momento para hacer caer la ceniza, no una sino varias veces. kerouac siempre de fondo, y si algún atisbo de preocupación eliminarlo rápidamente porque aquí no estamos para eso. sueños sobre gente que no se conoce pero que habla enloquecida de cosas que realmente les interesa y les emociona, con un piti en una mano, una cerveza en la otra y el asfalto ardiente debajo latiendo ante todo ese calor. sueños sobre chicas que se descalzan y bailan en azoteas bajo la influencia de sustancias psicotrópicas. personas que muestran su alma resplandeciente, que comprenden serenamente lo que realmente existe, que después de todo es tanto, y las cavilaciones provocadas por las odiosas convenciones sociales, las rabias, el hacerse mala sangre. hablo sobre visiones de gente que confía en la buena fe de un extraño.

no tenemos casa y a la vez está en todas partes. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario