sábado, 26 de octubre de 2013

hace un año,ocurrió algo terrible. una de las personas que más quería en el mundo murió. supuso un punto de inflexión en mi vida, y ahora miro hacia atrás y comprendo, valga la redundancia, que en aquel momento entendí muchas cosas.

hablamos sobre la carretera abierta que es la vida, sobre el valor que tiene. hablamos sobre vivir de verdad, de no dejarse llevar por aquello que nos encadena terrenalmente. hablamos mucho, y al final lo que realmente importa es amar. observar a la gente que te rodea, llenarlas de amor y paz de espíritu, porque no podemos ser realmente felices si no vivimos en consonancia con nuestro entorno. aprender a distinguir entre lo que es importante y lo que no, disfrutar de aquello que realmente valga la pena. luchar por aquello que quieres. podemos salir mucho, bailar mucho y pasárnoslo muy bien, pero sin todo esto de lo que estoy hablando no vale para nada.

sobre recordar lo bueno, y perdonar lo malo.


buscar un corazón de oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario